Aliarnos con la tensión

Permitámonos

Son muchas las recomendaciones a que nos relajemos, que busquemos la calma, que estiremos nuestros músculos, que soltemos la tensión. Y creo que eso es bueno. Veo que solemos llevar tensiones perennes que no soltamos nunca, y que suelen conllevar dolor, desgaste energético, incluso atrofia y falta de movilidad.

Y digo: más que luchar con la tensión, seamos aliados. Que la tensión sea el camino hacia la relajación. En la Medicina Tradicional China se contempla el principio de intertransformación enre Yin y Yang. Esto es que los aspectos duales de la realidad (lo sombrío y lo luminoso, lo interno y lo externo, lo frío y lo caliente) se tocan en sus extremos. Así como un estado de máximo Yang (p.ej. verano) tiende hacia el Yin (otoño – invierno), la tensión tiende a la relajación… si la dejamos, claro.

Así pues: PERMITÁMONOS TENSAR TAL COMO SURGE.

vibrar como diapasones

Lo importante es esa primera palabra: “PERMITÁMONOS”.

Si lo hacemos permitiéndonos vibrar, seremos como diapasones, emitiremos un “sonido”, una nota, algo que va más allá de la tensión. Algo que, si nos lo permitimos, igual se tornará en emoción, pensamiento, palabra, idea, movimiento…

Es ese estado permisivo hacia nosotros mismos en el que quiero enfatizar para que eso que hacemos sin enterarnos, tensar, nos permita ir hacia lo contrario, hacia enterarnos de lo que nos pasa, hacia escucharnos, escuchar la nota que emitimos al tensar y, así, tomar conciencia de nosot@s mism@s. En las sesiones de shiatsu sugiero siempre que, con el estímulo del contacto (las presiones con el dedo, las movilizaciones, los estiramientos…) te permitas. ¿Te permitas… Qué? Lo que surge. Cambiar de posición, moverte, ‘sonar’ (gemir, suspirar, jadear…), y, claro está, tensar. Así podemos aprender a permitir que la vida nos toque. A que nos pasen cosas en relación con el entorno y actuar en consecuencia.

No apartemos la tensión de nuestro camino. Aprendamos con ella.


Esteban Miñarro Belzuz

Leave a Reply